Pincho de morcilla de burgos y queso brie

Un entrante perfecto, y si además lo acompañamos de una copa de buen vino...


  • Una morcilla de burgos, (son de arroz, y con una nos sale una bandeja con más de 20 pinchos. Si queremos menos, cortamos un trocito)
  • Una manzana (si vamos a hacer menos cantidad, usamos media)
  • Una barra de pan del día (y si es rústica, mejor)
  • Una porción de queso brie
  • Un pelín de aceite de oliva
  • Picamos la manzana en trocitos pequeños y la pochamos con un pelín de aceite de oliva en la sartén.

Troceamos a la morcilla en trozos pequeños (incluso la podemos desmenuzar con las manos), y la añadimos a la sartén. Mezclamos bien, a medida que la morcilla se vaya cocinando se irá desgranando. Con 5 o 6 minutos basta.

Cortamos las rebanaditas de pan (mínimo 1 cm de grosor), y con la ayuda de una cuchara vamos poniendo un poco de morcilla en cada una. Cortamos rebanaditas de queso brie y las colocamos encima. Gratinamos en el grill del horno unos cinco minutos (hasta que el queso tome un delicioso color dorado)

Sólo deciros.... que disfrutéis!!


Pastel de limón


 Mi cortador de bizcochos, se quemo un poco la superficie y la corté sin problemas
Para el bizcocho:
  • 3 huevos
  • 100 ml leche
  • 100 ml aceite de girasol
  • 150 gr. azúcar
  • 170 gr. harina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • Un pellizco de sal
  • Zumo de medio limón
  • Ralladura de vainilla o unas gotas de esencia

Para el relleno y cobertura:

  • 150 gr. mantequilla sin sal
  • 300 azúcar glas
  • 200 gr. queso de untar
  • Ralladura de piel de limón (sólo la parte amarilla)
  • 1/2 vaso de agua y 1/2 vaso de azúcar para hacer almíbar (muy recomendable, sustituir el almíbar por Limoncello)

Batimos los huevos junto con el azúcar con unas varillas, y añadimos la leche, el azúcar, el aceite y el zumo de medio limón estrujado, batimos bien. Agregamos la harina, la levadura polvo, un poco de raspadura de vainilla o unas gostas de esencia y un pellizco de sal. Batimos con las varillas hasta que la masa sea homogenea.

Precalentamos el horno a 180 grados, y engrasamos el molde (con un poco de mantequilla o aceite, y espolvoreado con harina). Vertemos la masa y horneamos unos 30 minutos (hasta que pinchemos con una puntilla y salga limpia).

Si el bizcocho en el horno se hunde por el centro, subimos un pelín la temperatura. Y si sube como un volcán desmesurado, la bajamos un poco.

Mientras preparamos la crema de mantequilla. Con las varillas batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que la crema sea esponjosa. Entonces añadimos el queso de untar y mezclamos bien. Añadimos un poco de ralladura de la piel de limón (sólo la parte amarilla), sin pasarnos. Reservamos en la nevera.

Cuando el bizcocho esté listo, lo dejamos templar. Preparamos un almíbar llevando a ebullición medio vaso de agua y medio vaso de azúcar, pero no hay que hacerlo si vamos a usar Limoncello. Con la ayuda de un cortador de bizcochos o un cuchillo cortamos el bizcocho dos veces, de manera que tengamos tres capas. Y pintamos cada una con el almíbar o Limoncello. 

Cubrimos cada capa de bizcocho con la crema de mantequilla y queso, siendo generosos. Reservamos un poco de crema para cubrir el pastel.

Y ahora como siempre... que cada uno lo decore lo mejor que pueda!! Eso sí, el pastel lo conservamos en la nevera!!


Soufflé de queso, bacon y cebollino


Es una receta extraordinaria, sencilla y barata. Podemos hacerla con los ingredientes que queramos, éstos son los que había hoy en mi nevera.

(para 2 soufflés grandes o para 4 pequeños)
  • 3 huevos
  • 1 cucharada grande de harina
  • Un chorrito de leche
  • 2 o 3 lonchas de bacon
  • 2 o 3 lonchas de queso (he usado mozarrella en lonchas, sería interesante hacerlo con un queso de sabor fuerte)
  • Un poco de cebollino fresco (si no tenemos, lo sustituimos por eneldo o incluso orégano)
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • Un pelín de aceite de oliva
  • Una cucharadita de mantequilla

Picamos los ajos (los he machacado para que sean imperceptibles) y los añadimos a la sartén en la que ponemos un poco de aceite, y los doramos un poco sin dejar que se quemen. Añadimos el bacon (lo podemos añadir cortado en trocitos). 

Yo he pasado por la picadora el bacon con el ajillo, pero podemos echarlos tal cual, lo reservamos. 

En el jugo que queda en la sartén echamos un poco de mantequilla y una cucharada generosa de harina, y con una cuchara de madera movemos para facilitar que se haga una masa y añadimos dos o tres lonchas de queso, vamos añadiendo leche y formamos una masa que se separe de la sartén con facilidad (pero no demasiado compacta). 

Separamos las yemas y las claras. Añadimos a la masa las yemas y el picadillo de bacon y ajillo, y el cebollino picado y mezclamos bien.

Ponemos el horno a calentar a 220 grados.

Ahora vamos a montar las claras a punto de nieve, lo podemos hacer con una varillas de mano, eléctricas o la Thermomix.

Y mezclamos las claras montadas con el resto de la masa, con movimientos envolventes, para evitar que nuestra masa pierda aire. Vertemos sobre los moldes rellenando 2/3 de su capacidad y horneamos de 10a 15 minutos, hay que estar pendientes de que no se queme, estará listo cuando doble su tamaño, podemos pinchar con una puntilla y si sale limpia está listo.

Mi truco... si el soufflé en el horno crece hundiéndose por el centro quiere decir que la temperatura del horno es baja y hay que subirla. Y si crece como si fuera un volcán desmesurado, bajamos la temperatura un pelín.
Tened en cuenta que una vez que lo saquemos del horno empezará a perder tamaño, pero si está bien cocinado no se hundirá quedará como en la foto en la que ya lo saqué del molde.

Crema de espárragos y chuleta a la plancha con patatas


- Crema de espárragos (pincha para ver la receta)

- Chuleta de aguja (cerdo) a la plancha, un rato antes de cocinarla la aliñé con ajo machacado, perejil picado, medio limón exprimido y sal.

- Las patatas gajo la podemos sustituir por patatas cocidas o asadas, papas a lo pobre o por ensalada.

Chop suey de ternera


Que me gusta la comida oriental no es un secreto a éstas alturas, no?. Espero que disfrutéis ésta sana y rica receta tanto como la disfruto yo!!

Ingredientes para 2 personas (vamos aumentando en proporción si somos más)
  • 2 filetes de ternera
  • 1 calabacín
  • 3 zanahorias
  • 1 berenjena
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva o girasol
  • 1 pastilla de caldo
  • Salsa de soja
  • Aceite de sésamo (opcional)
  • Sésamo en semillas para espolvorear

Lavamos y cortamos en tiras todas las verduras y las rehogamos con un chorrito de aceite por éste orden; primero echamos la cebolla y la zanahoria, cuando empiecen a cocinarse añadimos el calabacín y cuando empecemos a ver que el calabacín está blando añadimos la berenjena (ésto lo hago así porque la berenjena es una esponja y si la echamos desde el principio absorbe todo el aceite).

Cuando la verduras ya estén cocinadas añadimos la ternera cortada en tiras y aderezamos con un poquito de aceite de sésamo, una pastilla de caldo y un chorrito generoso de salsa de soja. Y rehogamos hasta que la carne esté hecha.

Si no conocéis el aceite de sésamo os recomiendo que lo probéis, tiene un sabor espectacular y es el toque especial para infinidad de platos. Yo lo compré en una tienda especializada en especias y no es caro.

Croquetas de espinacas

El verde en la mesa es de los colores que mejor sientan a todos, éstas croquetas de espinacas son un crujiente y delicioso bocado que incluso a los más reacios a las verduras, les va a encantar.

Si además los acompañamos de salsa de yogur o crema agria, el contraste es estupendo. Y lo mejor, que si sobran algunas, frías están requete buenas. Así que son ideales para llevar al trabajo en el tupper o para llevárselas al campo!!


Croquetas de espinacas y jamón serrano. Fáciles, rápidas y caseras.

Croquetas de espinacas y jamón serrano. Fáciles, rápidas y caseras.

Las espinacas son una fuente de salud natural, es uno de los alimentos recomendados contra el cáncer, previenen las enfermedades del corazón, son ricas en betacarotenos y calcio, buenas para la vista y para la circulación. Fuente natural de ácido fólico para las que quieran ser mamas y las que ya estén embarazadas. Y por supuesto, contienen hierro para estar fuertes como Popeye!!

Pero hay que tener en cuenta que las personas con enfermedades reumáticas o de riñón no deben abusar, ya que contienen ácido oxálico.

Propiedades de las espinacas

  • 300 gr. de espinacas frescas (que es una bolsa de las grandes)
  • 75 gr. taquitos de jamón serrano
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • 2 o 3 cucharadas de harina
  • Leche (más o menos 1 vaso)
  • Pan rallado y un huevo para rebozar
  • Aceite para freírlas
Si queréis darle un toque original, añadir a la masa un trocito de queso de cabra. El contraste de sabores es estupendo.

Machacamos los ajos (me gustan machacados porque luego son imperceptibles en la croqueta).

Normalmente las espinacas ya vienen lavadas, sino las lavamos y picamos. Ponemos el aceite a calentar y echamos los ajos machacados y sofreímos evitando que se quemen, y añadimos las espinacas.
Si no caben en la sartén las echamos poco a poco, porque aunque parezca mucha cantidad se van a quedar en nada.

Cuando suelten todo el liquido (nos quedaremos con una cantidad muy reducida), añadimos el jamón serrano (y en su caso el queso) y la harina y mezclamos bien. Cuando la mezcla sea homogenea, comenzamos a añadir leche poco a poco hasta que se integre. Queremos lograr una masa que se despegue con facilidad de la sartén. 

Cuando la masa alcance su punto vertemos sobre un plato esparciendo como si fuera una tortilla (enfriara mejor) y la metemos un rato en la nevera, hasta que se enfríe.

Hacemos la croquetas dándole forma con las manos, pasándolas por huevo y pan rallado. Freímos en aceite que cubra más de la mitad de la croqueta (para que al darles la vuelta se doren del todo), si tenemos freidora pues sin problemas.

Las he acompañado de crema agría, que ahora me dado por ésta salsa y la uso para todo. También la podemos acompañar con salsa de yogur. No dejéis de visitar las recetas!!

Noodles con verduras (Fideos chinos)


Me encanta la comida asiática, en realidad me gustan casi todos los platos internacionales, de otras culturas y con nuevos ingredientes o usados de forma distinta a la que conocemos. Espero que os gusten estos fideos tanto como me gustan a mí!!

  • Fideos de arroz (un paquete viene con bastante cantidad, lo venden en los supermercados y en las tiendas chinas)
  • 2 zanahorias
  • Unas pocas judías largas, o guisantes, o la verdura que os guste.
  • 2 o 3 champiñones
  • Unas cuantas gambas o langostinos
  • Un puerro
  • Aceite de sésamo (si no tenemos, no pasa nada)
  • 1 pastilla de caldo
  • Una pizca de jengibre molido (lo venden en la zona de especias de cualquier super, y si no tenemos no pasa nada)
  • Salsa de soja
  • Un poco de aceite (de oliva o girasol)

Ponemos agua a calentar, cuando hierva añadimos los fideos. Se cuecen en unos minutos, en menos de la mitad de tiempo que la pasta normal. Escurrimos bajo el grifo y reservamos.

Lavamos bien el puerro y lo cortamos en juliana (primero lo partimos por la mitad, y luego en tiras) y lo ponemos a rehogar con un poco de aceite. 

Pelamos, lavamos y troceamos las zanahorias y las añadimos a la sartén. Hacemos lo mismo con los champiñones y los añadimos. Y también las judías largas troceadas.

Cuando veamos que se está cocinando añadimos la pastilla de caldo y un chorrito de aceite de sésamo (me encanta el sabor de éste aceite, os sorprenderá). 

Cuando tengamos la verduras cocinadas, añadimos los langostinos o gambas peladas y los fideos, mezclamos bien y echamos un chorrito generoso de salsa de soja. Seguimos mezclando bien y cocinamos unos minutos. Servir inmediatamente y disfrutar!!

Tarta de chocolate y nata


Ésta receta hay que hacerla con varillas electricas, se puede hacer con el brazo pero es un esfuerzo grande. Ese día no tenía mis varillas, así que tardé el doble de tiempo en hacerla. Espero que no sea vuestro caso!!!

La receta del bizcocho es de un libro de Tartas de Cumpleaños de la edit. Love Food que tengo desde hace años, me hubiera gustado hacerla más bonita, pero con esto de las vacaciones no tengo todos mis recursos a mano.

Os dejo la receta del bizcocho tal y como la explica el libro;
  • 120 gr. mantequilla sin sal, y un poco más para engrasar
  • 240 gr.de harina y un poco más para espolvorear el molde
  • 350 gr. de azúcar molido
  • 2 huevos grandes
  • 85 gr. de cacao en polvo
  • 1 y 1/2  media cucharadita de levadura en polvo
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 250 ml de leche (o mitad de leche y mitad de nata
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla (he usado raspadura de una vaina de vainilla)
  • 250 ml. agua hirviendo
- 400 o 500 ml de nata para montar muy fría.

- Una tableta de chocolate para postres (para coberturas)

Sacamos los ingredientes de la nevera para que estén a temperatura ambiente y vamos precalentando el horno a 180 grados. Necesitamos dos moldes redondos, uno de 23 cm y el otro de 20 cm de diámetro.  Los forramos con papel vegetal, lo engrasamos con un poco de mantequilla y espolvoreamos con harina. Esparcimos bien la harina y sacudimos para eliminar el exceso.

Mezclamos la mantequilla y el azúcar con una batidora eléctrica hasta que su consistencia sea cremosa y su color pálido. Añadimos un huevo y nos aseguramos de que se haya incorporado bien a la mezcla antes de añadir el segundo.



Tamizamos el cacao en polvo, la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal sobre un cuenco. Agregamos estos ingredientes, alternándolos con la leche, a la crema de mantequilla; añadimos la vainilla, y batimos todo durante 2 minutos a velocidad media. Incorporamos el agua hirviendo y con la ayuda de la batidora obtenemos una mezcla homogénea y espesa, que volcamos en los moldes.

Horneamos entre 30 y 35 minutos o hasta que clavemos un cuchillo y salga limpio.  Una vez esté hecho, lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Pasados 10 minutos, desprendemos los bordes del bizcocho del molde con la ayuda de una puntilla o cuchillo, sacudimos el molde para asegurarnos que no se ha pegado. Lo dejamos reposar sobre un plato hasta que se enfríe.


Como me parecía demasiado chocolate... decidí rellenarlo de nata. Montar nata es muy fácil, la nata tiene que estar muy fría, podemos meterla en el congelador un rato antes de montarla. La montamos con varillas eléctricas, o en la Thermomix a velocidad 3 y medio hasta que se monte. O para los valientes, con varillas manuales.

Una vez que los bizcochos están reposados, los tenemos que abrir por la mitad si queremos rellenarlos, yo tengo un cortador de bizcochos que venden en Ikea, y que consiste en un alambre muy fino que se pone en tensión y lo corta de maravilla, y sino lo intentamos con un cuchillo largo y mucho cuidado.


Una vez rellenos, presionamos un poco para que sea compacto el pastel. Y colocamos el bizcocho pequeño sobre el grande.



Fundimos el chocolate de cobertura, para ello lo troceamos y añadimos una cucharada de mantequilla y fundimos en el microondas a golpes de 30 segundos, moviendo hasta que funda. Y vamos cubriendo el pastel con éste chocolate ayudando con una espátula.

Y luego decoramos como se nos ocurra, como no tenía muchas cosas, lo decoré con chocolate blanco, las figuritas son gatitos (tengo un molde) y las letras las hice con mucha paciencia....

Pulled chicken (Pollo deshilachado)

Que ganas tenía de enseñaros esta receta que como siempre, es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos. Literalmente. En casa somos...