Soufflé de queso, bacon y cebollino


Es una receta extraordinaria, sencilla y barata. Podemos hacerla con los ingredientes que queramos, éstos son los que había hoy en mi nevera.

(para 2 soufflés grandes o para 4 pequeños)
  • 3 huevos
  • 1 cucharada grande de harina
  • Un chorrito de leche
  • 2 o 3 lonchas de bacon
  • 2 o 3 lonchas de queso (he usado mozarrella en lonchas, sería interesante hacerlo con un queso de sabor fuerte)
  • Un poco de cebollino fresco (si no tenemos, lo sustituimos por eneldo o incluso orégano)
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • Un pelín de aceite de oliva
  • Una cucharadita de mantequilla

Picamos los ajos (los he machacado para que sean imperceptibles) y los añadimos a la sartén en la que ponemos un poco de aceite, y los doramos un poco sin dejar que se quemen. Añadimos el bacon (lo podemos añadir cortado en trocitos). 

Yo he pasado por la picadora el bacon con el ajillo, pero podemos echarlos tal cual, lo reservamos. 

En el jugo que queda en la sartén echamos un poco de mantequilla y una cucharada generosa de harina, y con una cuchara de madera movemos para facilitar que se haga una masa y añadimos dos o tres lonchas de queso, vamos añadiendo leche y formamos una masa que se separe de la sartén con facilidad (pero no demasiado compacta). 

Separamos las yemas y las claras. Añadimos a la masa las yemas y el picadillo de bacon y ajillo, y el cebollino picado y mezclamos bien.

Ponemos el horno a calentar a 220 grados.

Ahora vamos a montar las claras a punto de nieve, lo podemos hacer con una varillas de mano, eléctricas o la Thermomix.

Y mezclamos las claras montadas con el resto de la masa, con movimientos envolventes, para evitar que nuestra masa pierda aire. Vertemos sobre los moldes rellenando 2/3 de su capacidad y horneamos de 10a 15 minutos, hay que estar pendientes de que no se queme, estará listo cuando doble su tamaño, podemos pinchar con una puntilla y si sale limpia está listo.

Mi truco... si el soufflé en el horno crece hundiéndose por el centro quiere decir que la temperatura del horno es baja y hay que subirla. Y si crece como si fuera un volcán desmesurado, bajamos la temperatura un pelín.
Tened en cuenta que una vez que lo saquemos del horno empezará a perder tamaño, pero si está bien cocinado no se hundirá quedará como en la foto en la que ya lo saqué del molde.
Comparte la receta: Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte por Email Pin This Comparte en Google Plus Comparte en Whatsapp
COMENTA CON:

3 comentarios

  1. Hola Marta, me ha parecido una receta muy rica y tiene una pinta espectacular! Mmm la quiero hacer porque creo que en mi casa les gustará mucho. Te quería hacer una pregunta, para hacer este souffle se necesita un molde tipo cerámica apta para horno? O serviria un molde de silicona normal de tartas? Es que como soy principiante, mis utensilios de cocina son bastante básicos y sé que debo comprar más, pero no puedo hacer tanto gasto seguido! Ya me dirás porque tiene muy buena pinta y quiero hacerlo!

    Un beso y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo propio es un recipiente de cerámica que conserva muy bien calor y ayuda a que no se desinfle fuera del horno. Me encanta tu comentario porque yo tampoco tengo muchos utensilios que digamos, y las cosas no están para hacer gasto. Yo uso cuencos de cerámica de toda la vida, los que uso para comer cereales con leche. En IKea valen muy baratos, y en general en cualquier tienda. Por cierto, que lo pases muy bien el finde y que cocines mucho!! Un besazo!!

      Eliminar
  2. Como me gusta!!!
    Delicioso, la próxima vez me haces uno para mi.
    Un besazo mi amor

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios son los que me animan cada día a intentar hacerlo mejor. Espero que hayas encontrado lo que buscabas o al menos que te haya inspirado, ahora el único ingrediente que le falta a la receta, es tu toque personal!!!
Gracias!!