Sin aceite de palma

Hoy quiero dedicar un ratito a un tema que me viene preocupando desde hace tiempo, el aceite de palma. Aunque para ser mas exacta, no es sólo el aceite de palma, es el azúcar, el glutamato monosódico, los conservantes, los aceite de mala calidad y toda esa cantidad de E- que nos encontramos en cada etiqueta.

Tengo la mala suerte de ser muy sensible a todos los niveles, y desde hace años y pese a mis esfuerzos a comer bien y sano, había algo que no cuadraba, y es el impacto que toda esa porquería tiene en mi organismo.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, interior


Hace años que en casa no entra una comida precocinada ni congelada, la comida es casera y pensaba que con eso bastaba. Pero lo que se me estaba escapando es la cantidad de azúcar "escondida" que traen ciertos alimentos que incluso nos vende con la etiqueta de sanos o naturales, el aceite de palma que me lo he encontrado en los alimentos mas inverosimiles, el glutamato monosódico que también es invitado estrella del etiquetado... y un sin fin de porquerías. Y hablo de alimentos que consideramos básicos como el pan, yogures, margarinas, galletas "sanas", "jamón cocido", mayonesas, etc, y también otros alimentos que consideramos "caprichitos" y que son casi letales, como el chocolate (o lo que conocemos por chocolate que esta muy alejado del cacao real), las patatas fritas de bolsa, postres, helados, etc.


En fin, que al final es un suma y sigue, y no es hasta que he cogido el toro por los cuernos y me he puesto firme, que de repente el camino de baldosas amarillas y de arcoiris se ha abierto ante mi. Mi cuerpo "magicamente" se esta regulando, y sin dietas, solo comiendo comida de verdad, estoy perdiendo peso y me siento más ligera que nunca.

Os diré la verdad sobre cuando dedicí que nunca más consumiría nada con aceite de palma, decisión estricta que estoy cumpliendo. Hace unos cuantos meses, fuimos a Ikea y siempre que vamos me traigo unas bolsas de cebolla frita, que está buenísima y se presta a muchas recetas, le da un toque muy bueno ensaladas, sandwiches, etc. Ademas que empiezas a comer y es adictiva.

En fin, que no había pasado ni 24 horas desde que la cebolla frita esa había entrado en casa y en mi estomago, que empezó a dolerme la barriga, a tener reflujo y ardores. Cosa que me viene pasando desde años atrás. Y siempre se le achaca a la edad, tengo 34 años!!, a que cada vez somos más delicados, a ciertas verduras como el pimiento o aguacate.... Estuve unos días comiendo poco en general, y cuando me sentí mejor volví a la cebolla frita del Ikea, en un rato, malísima otra vez.


Mi marido se dió cuenta de la relación entre la cebolla frita y mi malestar, efectivamente, leímos la etiqueta... la cebolla esta frita en aceite de palma!!! Y partir de ahí empecé la cruzada de eliminar todo lo que tuviera este aceite, se fueron las tortillas mexicanas y los nachos del Mercadona... si esas tortitas que venden para que te hagas burritos en casa, que son muy ligeras y que yo las usaba para todo, y esos nachos "sin aditivos ni sabor a nada" que le hacia compañía al guacamole.... pues con aceite de palma, yo que tanto voy a Mercadona y alabo la marca Hacendado por estar bien etiquetada en alérgenos, y ademas que están muy buenos sus productos, me sentí traicionada y con una puñalada en la espalda, sólo tenéis que leer las etiquetas para ver como abusan del aceite de palma.

Y ahora estoy estupenda, se acabaron las malas digestiones, los dolores de barriga, los reflujos y ardores, y encima perdiendo unos kilillos que me sobraban. Y como lo que quiero, eso si, alimentos de verdad, fruta, verdura, carne y pescado. Pero carne de la carnícería, nada de bandejitas y preparados, que al final vienen con una porquería metida que no veas.

Es verdad que podemos hablar de los pesticidas que llevan las verduras y frutas o de la cantidad de hormonas que le dan a los animales o del mercurio en los peces. Por desgracia vivimos en un mundo con seres humanos auto destructivos, con empresas dispuestas a hacer lo que sea para seguir vendiendo. Pero que eso sea así, no me va a servir de justificación para consumir encima más alimentos de porquería, procesados, con ingredientes pésimos como el aceite de palma y otros, y azucarados hasta decir basta, claro que si te compras algo sin azúcar viene con el doble de edulcorantes, en su mayoría derivados del petróleo y otras sustancias parecidas.

Ya es hora del cambio, de volver a una alimentación real y de calidad, y seguro que muchas enfermedades que se están convirtiendo en epidemias bajarían drásticamente, como la diabetes, la obesidad o ese flotador que se ha instalado en el cuerpo de muchos sin llegar a ser obesos, tiroides y desajustes hormonales, los problemas cardiovasculares, la tensión alta o el incremento de alergias o intolerancias alimentarias.

Ya es hora del cambio, y parece que algo nos empiezan a escuchar cuando veo que en las baldas del supermercado se van abriendo hueco productos un poco más saludables, integrales, y con etiquetas bien redactadas.

Ya es hora del cambio, y contra más seamos los que decidamos tratar a nuestro cuerpo y a nuestra familia como se merecen, más fuerza tendremos porque al final somos los consumidores lo que tenemos la última palabra, y si las empresas quieren vender que se pongan las pilas por nuestra salud y la de nuestro planeta!!

Ya es hora del cambio y te invito a que te unas, este es el principio. Empieza sólo por leer etiquetas para ser consciente de lo comes, y luego decide que cositas quieres que empiecen a salir de la cesta de la compra por ser tremendamente dañinas, esas etiquetas de astronautas con nombre extraños y llenas de números que no necesitas. Se empieza por poquito, y ya veremos hasta donde podemos llegar.

Mi compromiso es ir poco a poco renovando recetas antiguas sustituyendo ingredientes y a partir de ahora, las recetas que publique ya no tendrán esos ingredientes. En cuanto al azúcar, no será como antes, cuando la use será en una cantidad razonable y prefiriendo otras opciones como la panela al azúcar blanco refinado.

¿Te unes al reto?



Únete a la Comunidad de Cocina con Marta, Ahora cocinas tú! Y comparte con todos los resultados de las recetas del blog que más te gusten y te hayas animado a cocinar en casa... Te esperamos! (Pincha aquí o sobre la imagen para ir a la comunidad)




Comparte la receta: Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte por Email Pin This Comparte en Google Plus Comparte en Whatsapp
COMENTA CON:

4 comentarios

  1. Me parece una buena idea ! yo hace tiempo que voy leyendo etiquetas y evitando comprar esos productos que llevan aceite de palma ,como bien dices poco a poco
    bss

    ResponderEliminar
  2. Una iniciativa estupenda. A ver si alzando la voz contra el aceite de palma entre todos conseguimos algo.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Ole ole y ole. Unas palabras estupendas Marta. Yo he empezado a leer etiquetas, a mejorar el azúcar... ¿Sabías que el azúcar que ingerimos aumenta nuestro colesterol? Es increíble...Pero por desgracia casi todo lleva aceite desalma y glutamato monosodico ¡Es taaaaaaan difícil!

    Pero poco a poco voy eliminando cosas. Creo que me llevas mucha ventaja pero con post como este sé que se puede.

    Un beso gigante (Recetas Fáciles Reunidas ;-) )

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo Marta. Yo desde hace tiempo leo el etiquetado de todos los productos cuando voy al super y he eliminado muchos de los que entraban en mi casa. Con aceite de palma, ninguno.
    No hay nada como la comida casera.
    Bicos!!!

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios son los que me animan cada día a intentar hacerlo mejor. Espero que hayas encontrado lo que buscabas o al menos que te haya inspirado, ahora el único ingrediente que le falta a la receta, es tu toque personal!!!
Gracias!!