lunes, 3 de febrero de 2014

Arroz con leche casero

Un clásico como el arroz con leche no podía faltar en mi blog, mucho se ha hecho esperar!! Y mira que lo comemos en casa, es una de esas recetas que son tan cotidianas que se me pasa el hacerles fotos.

Que el arroz con leche es una institución, ya lo sabemos. Y que a cada uno le gusta a su forma, también. A mi me gusta cremosito, que tenga la leche cremosa. No me gusta que sea muy pastoso.

Es muy fácil de hacer, da para unos cuantos días y además un día o dos después de hacerlo, está hasta más bueno.

Se puede hacer con y sin Thermomix, perro la gran ventaja que tiene la Thermomix es que añades los ingredientes, programas el tiempo y te olvidas. Al cabo de un rato ya tienes un delicioso arroz con leche para varios días.

Arroz con leche casero. Con y sin Thermomix.


Arroz con leche casero. Con y sin Thermomix.

  • Un litro y medio de leche entera
  • 200 gr. de arroz bomba, el de toda la vida (si nos gusta más liquido, ponemos 150 gr.)
  • La piel de un limón, sólo la parte amarilla porque la blanca amarga.
  • 1 o 2 ramas de canela
  • 200 gr. azúcar 
  • Canela molida para espolvorear

Si lo hacemos a la manera tradicional, añadimos en una olla la leche, el arroz, la rama de canela y la piel del limón. Cocinamos a fuego suave unos 40 o 45 minutos. Hay que remover cada 5 minutos, para evitar que se pegue y se ponga pastoso.

Cuando la leche ya esté melosa, añadimos el azúcar y cocinamos unos 5 o 10 minutos más. Vertemos en un recipiente, y dejamos enfríar varias horas en la nevera. Al servir espolvoreamos con canela.


Thermomix:

Colocamos la mariposa en las cuchillas. Añadimos la leche, el arroz, la piel del limón y la canela. Programamos 45 minutos, 90º, velocidad 1.

Añadimos el azúcar, y programamos 10 minutos, 90º, vel. 1.

Vertemos en un recipiente, dejamos enfríar varias horas en la nevera. Al servir espolvoreamos con canela.

Arroz con leche casero. Con y sin Thermomix.

Pulled chicken (Pollo deshilachado)

Que ganas tenía de enseñaros esta receta que como siempre, es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos. Literalmente. En casa somos...