Ensalada para acompañar

Últimamente la lechuga verde toda la vida, ya sea en cogollos, romana o iceberg, me sienta fatal. Parece que me cuesta digerirla. Pero por fortuna hoy día se encuentran una gran variedad de ensaladas variadas en el supermercado, y casi ninguna viene con lechuga.

Me encantan las que vienen con canónigos, rúcula, espinacas, escarola, col, etc..., y me sientan bien que es lo importante. En realidad para hacer ensaladas un poco diferentes a las tradicionales, son una opción genial.

No es necesario añadir aceite, ya que con el aliño del vinagre y la miel de caña, es suficiente.

  • Una bolsa de ensalada variada (ya vienen lavadas y listas para usar)
  • Dados de jamón serrano, al gusto.
  • Queso blanco fresco, el de cabra está más bueno, también al gusto.
  • 3 o 4 nueces.
  • Vinagre de módena.
  • Una chorreón de miel de caña por encima de la ensalada

Tan fácil como mezclar todos los ingredientes y aliñar. Eso sí, no la aliñéis con mucha antelación para que no se ponga mustia.
Comparte la receta: Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte por Email Pin This Comparte en Google Plus Comparte en Whatsapp
COMENTA CON:

1 comentario

  1. Anda, que no era postre, que era ensalada..jaja, pero muy rica también. Ahora, te ha faltado un flan de huevo con mucha nata y después a dormir la siesta. Un besito.

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios son los que me animan cada día a intentar hacerlo mejor. Espero que hayas encontrado lo que buscabas o al menos que te haya inspirado, ahora el único ingrediente que le falta a la receta, es tu toque personal!!!
Gracias!!