Albóndigas en salsa de manzana

Es una salsa muy ligera y sabrosa, es sencilla de hacer y no tiene demasiadas complicaciones.

Me gusta terminar el plato con un toque de curry que le viene que ni pintado. Espero que os gusten tanto como gustan en casa!!

Receta casera de albóndigas en salsa de manzana, rápida, ligera, sana, casera, cocina con marta

Receta casera de albóndigas en salsa de manzana, rápida, ligera, sana, casera, cocina con marta



Para las albóndigas: (para dos personas)
  • 250 gr. de carne picada (de cerdo, ternera, o mixta)
  • 1 huevo
  • Una cucharadita de perejil picado (fresco o seco)
  • Dos cucharadas de pan rallado o una rebanada del día anterior mojada en leche.
  • 2 dientes de ajo machados
  • Harina (3 o 4 cucharadas, para rebozarlas)
  • Aceite para freírlas
  • Sal
Para la salsa:   (baja en calorías)
  • 1 manzana
  • 1 cebolla mediana
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1/2 vaso vino blanco
  • Agua (por si queda espesa, la que necesitemos)
  • Una pizca de curry

Albóndigas:

Para hacer las albóndigas, ponemos en un bol la carne picada, y echamos todos los ingrediente. Amasamos hasta que esté todo bien mezclado, si vemos que la masa no tiene mucha consistencia añadimos un poco más de pan.

Receta casera de albóndigas en salsa de manzana, rápida, ligera, sana, casera, cocina con marta


Hacemos bolitas con las manos, del tamaño que más nos guste. Pasamos harina, sacudimos bien y en una sartén con abundante aceite las vamos haciendo, que queden doradas todas las partes por igual. 
Las vamos colocando en papel absorbente, para que no queden aceitosas.

Receta casera de albóndigas en salsa de manzana, rápida, ligera, sana, casera, cocina con marta


Salsa de Manzana:

En una sartén a fuego medio, ponemos la mantequilla y cuando empiece a fundirse, echamos la cebolla troceada. Cuando veamos que la cebolla empieza a pocharse, echamos la manzana troceada. Movemos de vez en cuando. 

Cuando la manzana también empiece a pocharse, echamos el vino y dejamos hasta que todo esté bien cocinado. Sal al gusto, (sin pasarse, porque ésta salsa es más bien agridulce)

Pasamos los ingredientes por la batidora, procurando que quede lo más suave posible. Queremos que la salsa sea muy ligera, porque cuando la añadamos a las albóndigas va a espesar. Así que añadimos agua hasta que la textura no sea espesa. Tampoco hay que preocuparse demasiado, se puede rectificar más tarde.

Para terminar:
En un sartén u olla plana, ponemos las albóndigas y echamos la salsa. Tapamos y lo dejamos a fuego lento unos diez minutos, si vemos que la salsa está quedando muy espesa, echamos un chorrito de agua y movemos bien. Y ya está listo.