Gambas rebozadas

  • 1 docena de langostinos (o los que queramos)
  • Harina
  • Agua
  • Una pizca de levadura en polvo
  • Una pizca de colorante (el naranja típico que echamos al arroz)
  • Una pizca de sal.
  • Aceite para freír

Es una receta muy sencilla, y las cantidades variarán en función de lo que queramos comer.

En un bol, ponemos 2 o 3 cucharadas grandes de harina, y añadimos el agua poco a poco. Siempre mezclando bien hasta que nos quede un masa liquida pero muy espesa. Vamos rectificando de harina o agua según nos haga falta.

Añadimos un pellizco de sal, un pelín de colorante (naranja) y un pellizco de levadura en polvo. Mezclamos bien y dejamos reposar unos minutos.

Pelamos los langostinos dejándoles las colas. Ponemos el aceite a calentar a fuego alto-medio (no demasiado alto para que no se quemen). Cuando el aceite ya está caliente, (lo vamos echando uno en uno) cogemos el langostino por la cola, lo rebozamos y echamos a la sartén (con cuidado, echarlo con cuidadito para que no nos salpique). Echamos en la sartén los que quepan, evitando que se peguen unos a otros.

Freímos por ambos lados hasta que estén doraditos, y escurrimos en papel absorbente.

A mi me gusta escurrirlo bastante, porque ya que se comete el pecado de comer fritos de de vez en cuando, al menos quitarle todo el aceite posible.

Botillo del Bierzo

Este Botillo del Bierzo ha tenido la fortuna de llegar a mis manos, en casa no lo habíamos probado antes. Esta elaborado con partes troceada...