viernes, 4 de enero de 2013

Roscón de reyes

Hacer un roscón de reyes era una asignatura pendiente, pero por fin me he atrevido y el resultado ha sido muy bueno.  Es fácil de hacer, pero hay que empezar a hacerlo con horas de antelación.


Para las cantidades de los ingredientes he usado las que salen en la receta del roscón de Pekerecetas, y me han salido dos roscos medianos como bien indican. En Pekerecetas tienen fotos de todos los pasos y están muy bien explicados.
  • 650 g de harina de fuerza
  • 250 ml de leche tibia
  • 25-30 g de levadura fresca (en Mercadona la venden fresca y cada nuez es de 25 gr.)
  • 120 g de azúcar
  • 120 g de mantequilla derretida
  • 2 huevos y 1 yema para pintar el rosco
  • 10 g de sal
  • 2 y 1/2 cucharadas de agua de azahar
  • Piel rallada de 1 limón grande y 1 naranja


Para decorar he usado rodajas de naranja y almendras laminadas porque en casa no gustan mucho las frutas escarchadas. ¡¡Cada uno que use lo que más le guste!!

Primero hay que hay que hacer la masa de arranque, para ello mezclamos un poco de la leche (unos 50 ml.) con dos o tres cucharadas de harina y la levadura. Amasamos un poco y tapamos, dejamos reposar una media hora a temperatura ambiente. Doblará su tamaño.

Ahora mezclamos ésta masa de arranque con el resto de los ingredientes (resto de la harina, el resto de la leche, azúcar, mantequilla, huevos, sal, agua de azahar, ralladura de limón y naranja), formando la masa del rosco. Amasamos bien, para que toda la masa sea homogenea, volvemos a tapar y dejamos reposar unas 4 horas.

Se puede hacer un roscón grande o dos medianos, así que dividimos la masa sin vamos a hacer dos. formamos una bola y hacemos un agujero en el centro con los dedos, y empezamos a estirar la masa dándole la forma al rosco. el agujero tiene que ser grande, porque la masa va a crecer. 

Si queremos meterle sorpresa, lo hacemos ahora. Mejor meter una figurita pequeña de porcelana o madera, que si es de otro material y se derrite la hacemos buena.

Dejamos reposar una hora más, tapando con un paño el rosco. Pasa la hora, decoramos y pintamos con la yema de huevo. Horneamos a 180 grados, unos 15 minutos si el rosco es mediano, o 20 minutos si es grande.

¡¡Una vez hecho, se puede rellenar de nata o trufa. Yo lo he rellenado de nata y está para chuparse los dedos!!

Pulled chicken (Pollo deshilachado)

Que ganas tenía de enseñaros esta receta que como siempre, es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos. Literalmente. En casa somos...