jueves, 11 de abril de 2013

Soufflé de calabacín

Mi idea era hacer dos soufflés, uno para cada uno, pero salieron tres... y no quedaron ni las migas!! 
Recomiendo que probéis con el soufflé, la textura es muy ligera y el sabor increíble. 


El secreto del soufflé son las claras montadas a punto de nieve, y el secreto de su sabor dependerá de los ingredientes que empleemos.




Confieso que éste día hice natillas, y como me sobraron tres claras vi la oportunidad de hacer un rico soufflé para acompañar la merluza que tocada ese día. Eso sí, podemos usar los huevos enteros, las yemas las mezclaremos con el resto de los ingredientes y las claras las montaremos.


Para 4 soufflés

  • 4 huevos (las yemas podemos usarlas o reservarlas para cocinar otro plato)
  • 1 calabacín
  • 4 lonchas de bacon
  • Una cebolleta o puerro
  • 2 cucharadas de queso de untar (media tarrina de queso, que puede ser light)
  • Una cucharadita de maicena
  • Sal y pimienta
  • Un chorrito de aceite de oliva y un poco de mantequilla para engrasar los moldes.

Picamos la cebolleta o el puerro, y lo pochamos con un chorrito de aceite de oliva. Picamos el calabacín en daditos pequeños y los añadimos a la sartén. Hacemos lo mismo con el bacon, a mi me gusta quitarle toda la parte de grasa. Lo añadimos. Salpimentamos.

Una vez que el calabacín se ha pochado, añadimos el queso de untar u la maicena, mezclamos bien. Dejamos que temple y mientras montamos las claras.

Yo las monto con el accesorio de varillas de la mini primer, así controlo mejor el punto. La Thermomix también lo hace, pero casi siempre deja en la parte de abajo una parte que no monta. ¡¡Eso si, a punto de nieve total, no vale espuma!!

Ahora mezclamos las claras con el resto de los ingredientes, las vamos incorporando poco con movimientos envolventes. Yo tengo una lengua de silicona que para estos menesteres (y otros muchos más) es perfecta.

Precalentamos el horno a 210 grados, engrasamos los moldes con un poco de mantequilla y llenamos hasta la mitad (si llenamos un poco más, sobresaldrá un poco y hace un efecto bonito).

Si vemos que se quema la parte de arriba antes de que haya duplicado su tamaño, bajamos un pelín la temperatura. En unos 15 minutos estará listo (dependerá del recipiente que hayamos usado)


Pulled chicken (Pollo deshilachado)

Que ganas tenía de enseñaros esta receta que como siempre, es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos. Literalmente. En casa somos...