lunes, 2 de diciembre de 2013

Risotto con setas y pollo

Una vez más os traigo una receta muy sencilla y de lo más sabrosa, además de ser muy socorrida.

Existen muchos mitos alrededor del risotto en cuanto al punto del arroz, pero hay que perderle el miedo. La cocina no es algo matemático, consiste en ir probando mientras se cocina y así vamos rectificando y aprendiendo. Con unos truquillos queda un arroz delicioso, cremoso y en su punto.

Risotto con pollo, setas y queso.


Mi truco que nunca falla para el arroz para que quede en su punto, es observar mientras cocinamos el grano de arroz, se ve perfectamente el punto de cocción, si miras un grano y aun se ve un poco de blanco en el interior, es que está medio hecho y es hora de  cubrir la sartén con papel de aluminio y dejarlo reposar unos diez minutos mínimos, tiene que tener un poquito de caldo. Así se terminará de hacer con su propio vapor y absorberá el caldo que queda. Sino queremos que quede seco, levantamos un poquito el papel y lo probamos.



Risotto con pollo, setas y queso.


El arroz está en su punto cuando miras el grano y ya no se ve nada blanco. Y está pasado cuando el grano se abre por los lados.
  • Arroz redondo, unos 100 gr. por persona (puedes medirlo por puñados)
  • 1 o 2 cebollas tiernas (cebolletas)
  • Setas, las que nos gusten. He usado unas en conserva que se venden en cualquier super, y traen una variedad muy rica.
  • Una pechuga de pollo
  • Un trozo de queso, he usado gruyere pero el parmesano también le va genial.
  • 1 vaso aprox. de vino blanco
  • Una pastilla de caldo
  • 2 dientes de ajo y una ramita de perejil fresco
  • Aceite de oliva

Picamos la cebolleta y la pochamos con un chorrito de aceite de oliva, cocinamos hasta que pochada. Añadimos las setas y el pollo troceado, cocinamos unos minutos, añadimos el arroz y la pastilla de caldo.

Salteamos unos minutos, añadimos el vino blanco y terminamos de cubrir con agua. Al principio lo cocinamos a fuego alto hasta que rompa a hervir, y después bajamos a fuego lento.

En una picadora, añadimos un chorrito de vino blanco, los ajos y el perejil, y le damos caña!!! Esto le va a dar un toque increíble!!

Cuando el arroz haya absorbido la mitad del liquido, añadimos el aceite con los ajos y perejil. Tapamos con papel aluminio y dejamos cocinar entre 5 y 10 minutos. Quitamos el papel con cuidado de no quemarnos, y añadimos el queso troceado, y vemos que esté algo caldosito, si se hubiera secado añadimos un pelín de agua (aunque no es lo suyo). Mezclamos bien y volvemos a tapar unos diez minutos.

Y listo!!

Risotto con pollo, setas y queso.

Pulled chicken (Pollo deshilachado)

Que ganas tenía de enseñaros esta receta que como siempre, es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos. Literalmente. En casa somos...