New York Cheesecake (Tarta de queso)

Es una de mis tartas preferidas y de las que llevo haciendo toda la vida. Asi que mucha gente cuando se acuerdan de mi, también se acuerdan de la tarta de queso.

Y es que siemplemente, es deliciosa!! Y lo mejor es que es muy fácil de hacer. Sólo tenemos que mezclar los ingredientes, y el horno hará el resto!!

Esta receta o una parecida me la trajo mi madre, porque la habían hecho en su trabajo. Fue la primera tarta que hice hace más 15 años. El papel lo perdí, y desde entonces la hago a ojo, intento acordarme de los ingredientes principales y echo lo que me parece. Pero siempre sale buena!!! Menos una vez que se me olvido el azúcar!!!






Para la base:
  • Un paquete de galletas María. (de 20 a 30 galletas)
  • 100 gr. mantequilla.
  • Un chorrito de leche
Para la tarta:
  • Una tarrina de queso de untar (300 gr).
  • 4 huevos.
  • 75 gr. de harina.
  • 75 gr. de mantequilla.
  • 500 ml. de nata. (podemos poner parte de leche)
  • 150 gr. azúcar 
  • Un tarro de mermelada de fresa, o de arándanos, moras, etc. (de lo que nos guste)
- Lo mejor es tener un molde desmontable.


Para la base;   Trituramos las galletas, (con las manos, con el vaso de la batidora, con el rodillo de amasar...).
 Fundimos la mantequilla unos 30 segundos en el microondas y mezclamos las galletas con la mantequilla y un poco de leche, haciendo una pasta. Con las manos o con la ayuda de una cuchara vamos haciendo la base. Lo metemos en la nevera.


Para la tarta:
Ponemos a calentar el horno a 200 º.

Batida a mano con unas varillas estará más buena, pero también podemos hacerla con la batidora. Primero mezclamos los huevos y la mantequilla, cuando la mantequilla se haya disuelto añadimos la harina y el azúcar. Cuando la mezcla sea homogenea añadimos el queso y mezclamos bien.  Añadimos la nata y terminamos de mezclar, la masa tiene que se totalmente homogenea y sin grumos.

Con cuidado de no estropear la base de galletas, vertemos la masa en el molde. Para ello, podemos ayudarnos de un cucharón.

Hornear durante 30 minutos. Dejar a temperatura ambiente hasta que temple, añadir la mermelada. Y meter en la nevera. Fresquita es como mejor está.

(Hay que estar pendiente de que suba por todas partes igual, al finalizar podemos hundir un cuchillo, si al salir está limpio, la tarta está lista, si sale con masa, dejamos unos minutos más