Tarta de cumpleaños de chocolate y moka

 
He estado toda la semana dándole vueltas a la cabeza. He hecho unos cuantos esquemas de tartas, y ésta fue la combinación ganadora. Pensé decorarla de mil maneras, y al final opté por la solución más sencilla, también es que quedé escasa de tiempo... 

La tarta ha estado buenísima, y con los días ha ganado en sabor y en todo!!

Eso sí, la tarta como mínimo hay que hacerla un día antes, porque como la hagamos el mismo día el bizcocho no se va a impregnar lo suficiente, ni el resto de ingredientes se va a consolidar.



Bizcocho genovés (pincha el enlace para ver la receta) 

Tenemos que hacerlo doble, y en un molde para tartas. Aunque también vale horneado en plancha y basta entre 10 y 15 minutos de horno a 180 grados, luego cortamos los círculos (pero habrá que hacerlo en varias tandas). Si queremos ahorrarnos este paso, podemos comprar el bizcocho ya hecho. Es uno especial para tartas que ya viene cortado.

Si hemos hecho el bizcocho en un molde para tartas hay que hornearlos unos 25 minutos a 180 grados, lo dejamos enfriar y si es de un día para otro mejor. Y lo cortamos en 3 o 4 capas con un cortador de bizcochos. Hay que intentar que las capas no sean demasiado gruesas, para que no quede seco el pastel.


Almíbar:
  • 100 ml agua
  • 100 ml. azúcar
Mezclamos el agua junto con el azúcar y lo hervimos entre 10 y 15 minutos. Reservamos.


Crema de moka
  • 250 gr. mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 gr. azúcar
  • 200 ml. de nata para montar (o ya montada)
  • Una cucharadita de descafeinado instantáneo (o café si la tarta no es para niños)

Con una varillas batimos la mantequilla hasta que esté cremosa, añadimos el azúcar y el descafeinado. Batimos hasta que la crema sea homogenea. (Si se nos hiciera grumos, derretimos la mezcla unos 30 segundos en el microondas, la dejamos enfriar en la nevera y cuando esté bien fría volvemos a batir hasta conseguir la crema). 

Montamos la nata y la mezclamos con la crema, cuidadosamente con movimientos envolventes (la nata aportará más cremosidad). Reservamos en la nevera hasta que vayamos a montar la tarta.



Ganache de chocolate:

  • 150 ml nata para montar
  • 150 gr. chocolate para cobertura

Hacemos la ganache que es lo más fácil de todo. Hervimos la nata, cuando hierva la apartamos del fuego y añadimos el chocolate troceado, vamos moviendo para que el chocolate se funda, la crema se hace en unos minutos. Reservamos fuera de la nevera (para que no se enfríe y no se ponga dura)


Ahora vamos a montar la tarta, ya tenemos el bizcocho cortado, y procedemos como se ve desde el principio de las fotos.

Pintamos cada capa con el almíbar, cubrimos con una capa generosa de crema de moka. Untamos de chocolate la siguiente plancha de bizcocho y la ponemos sobre la crema (con el lado del chocolate hacia la crema). Pintamos la superficie con almibar y hacemos con ésta capa lo mismo que con la otra.


Ponemos el bizcocho sobre una rejilla, como yo no tengo rejilla especial para bizcocho he utilizado la del horno. Le he puesto un cuenco debajo y he cubierto la mesa con papel vegetal. Una solución muy original...

Lo cubrimos con la ganache de chocolate ayudándonos de una espátula.



Dejamos un rato que el chocolate se endurezca antes de pasar la tarta al plato. Una vez puesta en el plato metemos el pastel unas horas en la nevera para que termine de consolidarse.

Yo he decorado la tarta con la ganache que sobró mezclada con 200 ml. más de nata. Herví la nata y le añadí la ganache, la deje enfriar y la monte. La decoración es muy sencilla.