Solomillo a la pimienta verde

El solomillo a la pimienta verde es otro de los clásicos en la cocina, y si es un clásico, será por lo rico que está y lo sencillo de hacer.

Como siempre, el resultado final dependerá de tu toque personal, y seguro que se convierte en una receta imprescindible en tu casa, de las que gustan a toda la familia.

Desde hace tiempo venden éste tipo de salsas en sobres, ya deshidratadas. Pero como siempre digo, ¿para que comprar algo tan artificial si podemos hacerlo en casa en un periquete?

Y además es una salsa muy económica, el precio de un botecito de pimienta verde (que vienen con su liquído y todo) estará en torno a los 2 euros, y servirá para repetir muchas veces.

Solomillo a la pimienta verde. Receta casera, fácil y rápida.


Me gusta añadir un poquito de cebolla muy picadita y pochada a la salsa, porque le da un toque dulce y suave. Podemos dejarla tal cual, o pasarla por la batidora para dejar la salsa fina. Pero podemos prescindir perfectamente de ella.

Solomillo a la pimienta verde. Receta casera, fácil y rápida.

Para 4 personas (si queremos más, doblamos ingredientes, la cantidades no tienen porque ser exactas)

  • 1 solomillo (unas dos o tres rodajas por persona, de 1 cm de grosor)
  • 200 ml. de nata para cocinar (crema) 
  • 1 cucharada de pimienta verde (que no sea de la seca, de la que venden en tarrito con líquido)
  • 1/2  cebolla o cebolleta (opcional)
  • 1/2 pastilla de caldo
  • Un chorrito de vino blanco o de jerez (he usado un poquito de Pedro Ximenez, para darle sabor)
  • Aceite de oliva
  • Sal

1. Picamos la cebolla pequeñita y la pochamos con un poco de aceite de oliva. Añadimos una cucharada de pimienta, la media pastilla de caldo y el vino, y sal. Cocinamos un minutos a fuego medio y añadimos la nata (crema).

2. Cocinamos a fuego lento entre cinco y diez minutos, para que no espese demasiado. Si se nos espesa, añadimos un pelín de agua. Si añadimos vino, hay que cocinar hasta que se evapore el alcohol unos minutos hasta que ha no huela.

3. Cortamos el solomillo en rodajas de un centímetro aproximado, y las cocinamos al punto que nos gusten. Servimos la carne acompañada de la salsa.