Croquetas de espinacas

El verde en la mesa es de los colores que mejor sientan a todos, éstas croquetas de espinacas son un crujiente y delicioso bocado que incluso a los más reacios a las verduras, les va a encantar.

Si además los acompañamos de salsa de yogur o crema agria, el contraste es estupendo. Y lo mejor, que si sobran algunas, frías están requete buenas. Así que son ideales para llevar al trabajo en el tupper o para llevárselas al campo!!


Croquetas de espinacas y jamón serrano. Fáciles, rápidas y caseras.

Croquetas de espinacas y jamón serrano. Fáciles, rápidas y caseras.

Las espinacas son una fuente de salud natural, es uno de los alimentos recomendados contra el cáncer, previenen las enfermedades del corazón, son ricas en betacarotenos y calcio, buenas para la vista y para la circulación. Fuente natural de ácido fólico para las que quieran ser mamas y las que ya estén embarazadas. Y por supuesto, contienen hierro para estar fuertes como Popeye!!

Pero hay que tener en cuenta que las personas con enfermedades reumáticas o de riñón no deben abusar, ya que contienen ácido oxálico.

Propiedades de las espinacas

  • 300 gr. de espinacas frescas (que es una bolsa de las grandes)
  • 75 gr. taquitos de jamón serrano
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • 2 o 3 cucharadas de harina
  • Leche (más o menos 1 vaso)
  • Pan rallado y un huevo para rebozar
  • Aceite para freírlas
Si queréis darle un toque original, añadir a la masa un trocito de queso de cabra. El contraste de sabores es estupendo.

Machacamos los ajos (me gustan machacados porque luego son imperceptibles en la croqueta).

Normalmente las espinacas ya vienen lavadas, sino las lavamos y picamos. Ponemos el aceite a calentar y echamos los ajos machacados y sofreímos evitando que se quemen, y añadimos las espinacas.
Si no caben en la sartén las echamos poco a poco, porque aunque parezca mucha cantidad se van a quedar en nada.

Cuando suelten todo el liquido (nos quedaremos con una cantidad muy reducida), añadimos el jamón serrano (y en su caso el queso) y la harina y mezclamos bien. Cuando la mezcla sea homogenea, comenzamos a añadir leche poco a poco hasta que se integre. Queremos lograr una masa que se despegue con facilidad de la sartén. 

Cuando la masa alcance su punto vertemos sobre un plato esparciendo como si fuera una tortilla (enfriara mejor) y la metemos un rato en la nevera, hasta que se enfríe.

Hacemos la croquetas dándole forma con las manos, pasándolas por huevo y pan rallado. Freímos en aceite que cubra más de la mitad de la croqueta (para que al darles la vuelta se doren del todo), si tenemos freidora pues sin problemas.

Las he acompañado de crema agría, que ahora me dado por ésta salsa y la uso para todo. También la podemos acompañar con salsa de yogur. No dejéis de visitar las recetas!!