Quiche de calabacín, gambas y queso de cabra

  • Masa para quiche
  • 6 langostinos aprox.
  • 6 rodajas de queso de cabra
  • 1 calabacín
  • 1 puerro
  • 3 quesitos
  • 150 gr. leche evaporada (o nata)
  • 1 huevo
  • Aceite de oliva (o mantequilla)
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de sal

Hacemos la masa para quiche y la ponemos en el molde, pintamos con huevo batido y la horneamos unos 10 minutos a 200 grados.

Mientras en una sartén echamos una cucharada de aceite de oliva (o mantequilla), y añadimos el puerro picado y bien la lavado.
Cuando ya esté pocho, añadimos el calabacín troceado (sin pelar) y podemos reservar unas rodajas para decorar.

Cuando esté cocinado (unos 7 minutos) añadimos la nuez moscada, sal y la leche evaporada. Dejamos espesar un poco, retiramos del fuego y añadimos el huevo que nos ha sobrado de pintar la masa, mezclamos bien y vertemos sobre la masa. Decoramos con las rodajas de calabacín, queso de cabra y los langostinos crudos. 

Horneamos unos 10 minutos a 200 grados, (que veamos que los langostinos están cocinados y el quiche doradito).

Tostá con revuelto de champiñones y bacon

(para dos tostás)
  • 2 rebanadas de pan rústico, cortado o incluso de molde
  • 5 o 6 champiñones frescos (también sirve de lata)
  • 50 gr. bacon (le quitamos toda la grasa posible)
  • Una cucharada de aceite
  • 2 huevos
  • Una pizca de pimienta

Laminámos los champiñones y desgrasamos el bacon (en el caso de que nos importen las calorías), y pochamos junto con el aceite a fuego lento. 

Añadimos una pizca de pimienta y cascamos los huevos sobre los champiñones, con una cuchara de palo vamos revolviendo bien (para que no se nos haga una tortilla).

Tostamos el pan y vertemos la mezcla de la sartén sobre las rebanadas. 

Os confieso que ésta cena ha sido de "aprovechamiento", porque ésta tarde he hecho tiramisú y me sobraban las claras de huevo. No me gusta tirar la comida, no están los tiempos que corren para desaprovechar las cosas, y menos cuando son tan útiles!!!

Gambas rebozadas

  • 1 docena de langostinos (o los que queramos)
  • Harina
  • Agua
  • Una pizca de levadura en polvo
  • Una pizca de colorante (el naranja típico que echamos al arroz)
  • Una pizca de sal.
  • Aceite para freír

Es una receta muy sencilla, y las cantidades variarán en función de lo que queramos comer.

En un bol, ponemos 2 o 3 cucharadas grandes de harina, y añadimos el agua poco a poco. Siempre mezclando bien hasta que nos quede un masa liquida pero muy espesa. Vamos rectificando de harina o agua según nos haga falta.

Añadimos un pellizco de sal, un pelín de colorante (naranja) y un pellizco de levadura en polvo. Mezclamos bien y dejamos reposar unos minutos.

Pelamos los langostinos dejándoles las colas. Ponemos el aceite a calentar a fuego alto-medio (no demasiado alto para que no se quemen). Cuando el aceite ya está caliente, (lo vamos echando uno en uno) cogemos el langostino por la cola, lo rebozamos y echamos a la sartén (con cuidado, echarlo con cuidadito para que no nos salpique). Echamos en la sartén los que quepan, evitando que se peguen unos a otros.

Freímos por ambos lados hasta que estén doraditos, y escurrimos en papel absorbente.

A mi me gusta escurrirlo bastante, porque ya que se comete el pecado de comer fritos de de vez en cuando, al menos quitarle todo el aceite posible.

Tomate, mozarella y jamón

¡Más que una receta es una sugerencia!
  • Un queso mozarella
  • 2 o 3 lonchas de jamón serrano
  • Un tomate picado
  • Aceite de oliva
  • Orégano

Cortamos todo en trozos y aliñamos. Acompañar de un pan crujiente!!

Corazón de nubes y nata

He hecho muchas tartas pero ninguna me gusta tanto como ésta. 

Será por sencilla, no lleva demasiados ingredientes y quizás por eso esté tan buena. Bizcocho, mermelada y nata... ¿se puede pedir más?



 Hacemos la plancha de bizcocho. Y en un folio o cartón (dependiendo del tamaño) dibujamos la forma que queremos darle a la tarta, en este caso un corazón. Si queremos una tarta grande es mejor hacer dos planchas de bizcocho.
Yo he hecho solo una plancha, y para aprovecharla bien he cortado el corazón en dos mitades y luego en el plato las he unido.

Montamos la nata con la batidora (o en mi caso con la Thermomix) y le añadimos el azúcar. Yo le añado una buena cucharada de queso de untar para que le dé más consistencia, y también le aporta un toque fresco. Pero es opcional.

Montamos la tarta. Sobre el plato que vayamos a servir ponemos una primera capa de bizcocho y lo untamos de mermelada de fresa, cubrimos con la nata. La segunda capa de bizcocho la untamos de mermelada por los dos lados (para eso untamos primero por una cara, la ponemos sobre la nata y entonces pintamos la de arriba). La capa de la superficie es muy importante para que la fondant se pegue y no endurezca después.

Amasamos y alisamos la fondant todo lo que podamos o nuestros brazos nos permitan ;) 
La cubrimos y cortamos los bordes con un cuchillo. Decoramos como más nos guste.


Las frutas del bosque han quedado espectaculares, las vi el otro día por casualidad en Carrefour en la zona de congelados. 
Cuesta 3 euros, pero la tarrina es bastante grande. ¡¡Voy a tener frutos rojos para una buena temporada de postres!!

Fondant de nubes

Para la fondant:
  • 150 gr. de nubes (una bolsa)
  • 300 azúcar glas (cantidad por el doble de nubes)
  • Colorante rojo (alimenticio)
  • 2 cucharaditas agua azahar (si lo tenemos)
  • Maicena

Es la primera vez que hago la fondant de nubes, así que partiendo de los ingredientes básicos que son las nubes y el azúcar, he ido improvisando. 






En un recipiente de cristal metemos las nubes 30 segundos en el microondas, a mi con 30 segundo me ha bastado. Si acaso 5 segundos más, movemos con una cuchara hasta que todo quede fundido. La pasta es extremadamente pegajosa, y es el principal inconveniente de la receta.

Vamos agregando el azúcar, y cuando vaya cogiendo consistencia y resulte demasiado difícil de mover con la cuchara, empezamos a amasar con las manos. Incorporamos el azúcar poco a poco y el agua de azahar.

A mi después de incorporar el azúcar se me seguía pegando la pasta, y a menudo se volvía dura. Así que 5 segundos al microondas y otra vez manejable. Echamos el colorante por gotitas, y en función de color que vaya cogiendo echamos más o menos. Como no dejaba de estar pegajosa, la espolvoreé con maicena y se solucionaron todos los problemas. 

Lo dejé en la nevera unas 3 horas, y para darle forma lo metí 5 segundos al micro.
Para darle forma, lo alisamos con el rodillo de amasar, también podemos hacer figuritas.

Trajes para botellas

Estos fueron los regalos de cumpleaños para mi madre. Y por ahora son los dos primeros vestidos, ya vendrán más compañeros.

Están hechos con tela de fieltro, tela blanca, volantes, lazos, y entretelas.

 Más adelante escanearé las plantillas, por si alguien se anima, aunque es bien fácil de dibujar.
Yo las dibujé basándome en un esmoquín real, y fui adaptando la plantilla de papel a distintas botellas.

Si os animáis y tenéis alguna pregunta, no dudéis en hacérmela.

Albóndigas. Receta básica

Os dejo la receta básica de albóndigas, una vez que las tengas hechas podrás acompañarlas de la salsa que más te guste. En el blog encontrarás mucha variedad de salsas, a cual más rica!!

Eso si, a unas albóndigas que nunca le falten unas patatas fritas y un buen trozo de pan.

Receta básica, casera, de albóndigas de carne picada, rápida, fácil, cocina con marta

Abrigo de perritos para Nora

Ingredientes:
  • Una manta baratita
  • El lazo que envuelve la manta
  • 8 corchetes
  • Hilo del mismo color
  • Tela de fieltro


Como modelo cogeremos a Nora

 Cocinamos todos los ingredientes, y los pasamos por la máquina de coser.
Y queda un Nora de rechupete.

Con el frio que hace Nora también se merece un abrigo.
Así que compré una manta en Primark, de las que valen 3 euros, y fijaros que abriguito más coqueto.

Le he metido relleno de fieltro para que le abrigue más, tras unos cuantos ajustes, ha quedado ideal!!!

Pulled chicken (Pollo deshilachado)

Que ganas tenía de enseñaros esta receta que como siempre, es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos. Literalmente. En casa somos...