Quesadillas de ternera

Es un aperitivo perfecto y una cena ideal, ¿no os parece?. 

A nosotros nos ha encantado, y lo mejor de todo es que admite toda clase de variaciones, así que cada uno puede hacerse la quesadilla como más le guste.



Dependiendo de la zona de México se hacen con tortillas de trigo o de maíz, aunque aquí es son más fáciles de encontrar las tortillas de trigo. 

La quesadilla tiene que llevar queso y estar doblada, si no la doblamos y usamos dos tortillas (como en mi caso) se llaman sincronizadas.

  • Tortillas de trigo o de maíz (1 doblada por quesadilla, o 2 una encima de otra)
  • 150 gr. (más o menos) de carne picada de ternera, o podemos usar una pechuga de pollo en tiras.
  • 1 pimiento
  • Queso (yo he usado mozarella que es que tenía en casa, pero el cheddar le va de maravilla)
  • 1 cebolla
  • Un poco de maíz
  • Un poco de aceite de oliva
  • Un poco de especias mexicanas, nos vale la que venden para fajitas o burritos.
  • Un tomate y un poco de cilantro (fresco o en semillas molidas)

Cortamos la cebolla y el pimiento en tiras y lo pochamos con un poco de aceite de oliva. Añadimos la carne, el maíz y un poco de condimento para burritos o fajitas.

Calentamos en el microondas (unos 30 segundos) o en la sartén las tortillas, para que estén blanditas. y rellenamos como en la foto, colocando el queso sobre la carne. Tapamos con otra tortilla, espolvoreamos con queso rallado y horneamos hasta que esté dorada.

Podemos picar un tomate en cuadritos junto con un poco de pimiento y cebolla. Aliñamos con aceite, vinagre, sal y un poco de cilantro (fresco o en semillas molidas) y lo colocamos en el centro de la quesadilla.

Samosas de verduras (empanadillas crujientes y ligeras)

No hay excusas para comer verduras, estas samosas resultan ser un bocado más que sabroso y saludable. 

Como siempre digo la pasta filo (o brick) es un recurso extraordinario mientras no se fría en aceite. En el horno el resultado es estupendo, crujiente y con el aceite justo.


Podemos hacerlas con las verduras que tengamos en casa, estas son las que yo usé:
  • 3 o 4 láminas de pasta filo (o brick)
  • Un puñado de espinacas frescas
  • 1 zanahoria (o dos pequeñas)
  • Un puñado de guisantes
  • 1 cebolla pequeña (o 1/2 grande)
  • Un puñado de maíz
  • Un chorrito de aceite de oliva 
  • Una pizca de curry (opcional)
  • Una pizca de sal

Picamos las verduras. En una sartén con un poquito de aceite de oliva echamos la cebolla y la zanahoria picada, cuando empiece a pochar añadimos los guisantes, el maíz, las espinacas picadas y una pizca de sal y curry. Cocinamos hasta que todo esté pochadito.


Cortamos las láminas de pasta, unos cuatro dedos de ancho. Las pintamos con un poco de aceite (no hay que embadurnar demasiado para que no queden grasientas).

Rellenamos cada tira como se ve en la foto. Ponemos el relleno en forma triangular y vamos doblando haciendo triángulos con la masa, cuando la hemos doblado 3 o 4 veces ya queda totalmente cerrada por todos los lados.

Horneamos unos 15 minutos a 200 grados, hasta que estén doradas.


Tarta de calabaza y nueces

Este invierno tenemos bastantes provisiones de calabaza, así que teniendo la suerte de tener tanta calabaza es fácil que surjan delicias como ésta.

Hace ya un par de meses recibí éstas estupendas Nueces de California junto con un pequeño recetario. 



Tenía muchas ganas de publicar un receta donde tuvieran protagonismo, y ésta tarta ha quedado tan rica con las nueces caramelizadas que no he dudado en publicarla.

 Tenía muchas ganas de publicar un receta donde tuvieran protagonismo, y ésta tarta ha quedado tan rica con las nueces caramelizadas que no he dudado en publicarla.


  • 3 huevos
  • 300 gr. calabaza
  • 100 gr. azúcar (y dos cucharadas más para caramelizar las nueces)
  • 175 gr. harina
  • 100 ml leche 
  • 1 sobre levadura en polvo
  • Un puñado de nueces
  • Una cucharada de mantequilla 
  • 300 gr. queso de untar (una tarrina)
  • 50 gr. azúcar glas
  • 50 gr. azúcar y 100 ml. de agua para hacer un poco de almíbar (y con estas cantidades sobra)

Cortamos la calabaza en trocitos pequeños y la cocinamos con una cucharada de mantequilla. Cuando esté blandita y casi deshecha (podemos ayudar a deshacerla con la cuchara de palo) añadimos 100 gr. de azúcar y cocinamos unos minutos a fuego lento hasta que caramelice. Reservamos.
  Batimos los huevos, añadimos la confitura de calabaza que acabamos de hacer y mezclamos bien. Añadimos la harina y la levadura y mezclamos. Añadimos la leche y unas poquitas nueces picadas. Mezclamos bien.

Enharinamos el molde (redondo) con un pelín de mantequilla y harina, añadimos la masa y horneamos a 180 grados unos 30 minutos. 

Hacemos un poco de almíbar, en un cazo añadimos 50 gr. de azúcar y 100 ml. de agua. A fuego medio lo llevamos ebullición hasta que espese un poquito (tampoco demasiado, es para empapar un poco el bizcocho)

Dejamos que temple. Mientras batimos el queso con una varillas eléctricas para que vaya cogiendo consistencia, añadimos el azúcar glas y batimos hasta que esté montando y con cuerpo.

Cortamos el bizcocho por la mitad con la ayuda de un cuchillo o un cortatartas. Pitamos con el almíbar el bizcocho  por el lado del bizcocho recién cortado  y rellenamos el pastel reservando la mitad de la crema de queso para cubrir la tarta.

En un cazo o sartén añadimos una o dos cucharadas de azúcar y el doble de agua y hacemos caramelo, pero antes de llegar al punto caramelo añadimos la nueces y mezclamos bien. Tras unos segundos las nueces estarán caramelizadas y crujientes, buenas para morirse!!

Cubrirnos la tarta con el resto de la crema y decoramos a nuestro gusto

En realidad han surgido dos recetas, porque la confitura de calabaza estaba riquísima y ya se me han ocurrido varias recetas con ella.

Feliz día de los enamorados...

Un día para celebrar el amor nunca está de más, aunque lo más importante es que lo celebremos cada día y valoremos todo lo bueno que tenemos en la vida.

Para los que estáis enamorados os deseo que sigáis así, y para los que no... que encontréis pronto a vuestro amorcete!!!

Bueno al menos que un día como hoy nos sirva como excusa para comer dulces y chocolates..., y sobretodo para prepararlos nosotros mismos!!, os dejo mi tarta favorita y más amorosa!!


Atún con salsa de almendras

Esta receta puede servirnos tanto para una comida o cena con aires orientales, como para una mesa más tradicional. 

La salsa de almendras es muy nuestra, al menos en Málaga. Y también muy de otras culturas como la japonesa, china o árabe.

El contraste del atún que es un pescado de sabor pronunciado con esta salsa es magnifico, vamos que se llevan muy bien!!


La cantidad de atún, como siempre, dependerá de cuantos comensales seamos. Yo como casi siempre, cocino para dos.
  • Un trozo de lomo de atún (entre 250 gr. y 300 gr. aprox)
  • Un "puñaito de almendras" (las que nos caben en la mano, un puñaito vamos)
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Una rebanadita de pan
  • 1 o 2 dientes de ajo pelados
  • Un chorrito de aceite de oliva
  • Agua (no más de un vaso, la que nos vaya haciendo falta para rebajar la salsa) 
  • Una pizca de sal
 Si las almendras no vienen peladas, las sumergimos un minutito en agua hirviendo, después la metemos bajo el grifo con agua fria, y la piel saldrá sola sin esfuerzos.

Damos un golpe seco a los dientes de ajo para romperlos un poco. En la sartén con un chorrito de aceite de oliva a fuego lento, doramos un poco los ajos junto con las almendras y la rebanada de pan troceada. No hay que dejar que se oscurezcan, tienen que estar blanquitas y un pelín doradas.

Vertemos en una picadora (o mortero para quién no tenga, que es como se hacía antigüamente), y lo picamos. Podemos reservar un poco de este picadillo para luego decorar, que si veis la foto queda muy bien.

Devolvemos a la sartén, a fuego lento, y añadimos el vino blanco y una pizca de sal. Cocinamos hasta que reduzca un pelín. Vamos añadiendo agua hasta que la salsa sea suave. Ésta salsa espesa muy deprisa, pero añadiendo un poquito de agua se soluciona sin problemas.

Cortamos el atún en taquitos y los cocinamos en otra sartén, cada uno al punto que le guste. Lo añadimos a la salsa y cocinamos unos minutos más. Si vemos que la salsa se espesa mucho añadimos agua poquito a poco hasta que esté como queremos.

Mi salsa tiene mijillas marroncillas porque he usado pan de semillas, que es el que yo como y el que tenía en casa en ese momento. Pero igual o más buena ha salido la salsa.



 


 

Alcachofas rellenas con puré de patatas

Es una receta muy fácil, y además una manera muy sabrosa de comer alcachofas que no siempre son fáciles de comer. Al menos en mi caso...

De pequeña las detestaba y si mi madre me viera ahora cocinándolas en mi casa..., con lo que le costaba colarlas en la comida!!!


(yo hice 4 alcachofas para dos)
  • 2 o 3 alcachofas por persona
  • 2 patatas
  • Un chorrito de leche (para el puré de patatas)
  • Un trocito de queso (el que tengamos por casa)
  • 75 gr. de taquitos de jamón serrano (un puñaito)
  • 1/2 limón
  • Una pizca de sal

Quitamos las hojas más duras de las alcachofas, cortamos el rabillo de manera que la alcachofa quede estable y también cortamos las puntas. Las hervimos junto con el zumo de medio limón (para evitar que se pongan negras)

Mientras hacemos el puré de patata, hervimos las patatas cortadas en pedacitos. Las escurrimos y machacamos con un tenedor. Añadimos un pellizco de sal y un chorrito de leche, mezclamos bien.

Picamos un trocito de queso y lo añadimos al puré junto con el jamón serrano en taquitos.

Una vez que las alcachofas estén hervidas las escurrimos y dejamos enfriar un poco. le quitamos el corazón que es lo más tierno, lo picamos y lo añadimos al puré. La alcachofa nos queda como un vasito, así que lo vamos rellenando con el puré de patatas.

Lo gratinamos en el horno, va a coger un color muy doradito porque el puré ya lleva queso.

Trenza de hojaldre con cabello de ángel

Ésta trenza de hojaldre, que más rica no podía estar, ha sido una de las recetas en las que he utilizado el cabello de ángel casero, me alegro mucho de coincidir  con much@s en que nada tiene que ver el cabello de ángel casero con el comprado.

Como siempre el hojaldre es de la Cocinera, el refrigerado que se usa para quiches y postres. Me van a tener que ir contratando con la publicidad que les hago...



Disponemos la plancha sobre la mesa y le cortamos los extremos para hacer un rectángulo (la masa suele ser redonda). 

Fundimos una o dos cucharadas de mantequilla en el microondas, unos 30 segundos es suficiente. Pintamos el hojaldre y colocamos el cabello de ángel en el centro y espolvoreamos con un poco de canela.



Hacemos cortes en los extremos de la masa y vamos cerrando haciendo la trenza. Pintamos con mantequilla y horneamos entre 10 y 15 minutos a 210 grados, hasta que esté dorada. 

Espolvoreamos con azúcar glas y listo para devorar!!

 

Prometo poner fotos de como hacer la trenza, se me pasó por completo hacerlas, pero como mañana voy a hacer otra, lo solucionaré!!....

Y lo prometido es deuda, ya están aquí las fotos!!

Pulled chicken (Pollo deshilachado)

Que ganas tenía de enseñaros esta receta que como siempre, es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos. Literalmente. En casa somos...